From Ser padres

Jugar con nuestros hijos

COLOURBOX3068439--478x270Si voy al baul de mis recuerdos infantiles, casi todos están relacionados con los juegos: con mi hermano, en la escuela, yo sola, etc. Jugar con nuestros hijos es una buena manera  de compartir con ellos.  ¿Pero cuánto tiempo debo jugar con él?  ¿Tengo que estar siempre en sus juegos? ¿O debería dejarle más tiempo para jugar él solo?

Cómo estar sin estar.

Su capacidad de imaginación es infinita, solo necesitan el espacio para crear sus historias, personajes y recuerdos particulares de su infancia. Podemos propiciar los espacios y/o seleccionar juguetes que les faciliten y les inciten a recrear historias, personajes. Cuando mi hijo juega solo, me gusta escuchar sus diálogos con su hermano o con sus juguetes. Aprendo mucho de él y muchas veces de lo que está pensando y sintiendo en ese momento. Podemos jugar con nuestros hijos, claro, pero no tenemos que ser imprescindibles para que lo hagan.

Aunque a un niño le basta un palo para convertirlo en un animal, un coche, una espada, o mil usos más, también ahora tienen a su alcance muchos juguetes que por su semejanza con la realidad son muy atractivos y educativos. Juegos de construcción o de imitación, o bien de profesiones, pueden proporcionar buenos elementos para enriquecer el juego del niño.